30 agosto, 2013

BOLETÍN NUESTRA CLASE No. 11

¡VIVA LA LUCHA MAGISTERIAL!
ES NECESARIO EXTENDER LA LUCHA PARA HACER CAER LA REFORMA EDUCATIVA
Por Rosario Pérez

Desde hace días varias ciudades del país, con epicentro en el Distrito Federal, se encuentran sacudidas por el huracán magisterial que está luchando contra la aprobación de la Reforma Educativa, en particular de las llamadas Leyes Secundarias. Nuevamente los maestros de educación básica están a la vanguardia del enfrentamiento y la lucha contra los planes del llamado “Pacto por México”. Mientras en el Distrito Federal, el magisterio democrático encabezado por la CNTE sostiene un imponente plantón en el zócalo,  ha bloqueado arterias principales, ha realizado cercos a edificios de gobierno, a las grandes televisoras e imponentes movilizaciones callejeras, en Oaxaca, Michoacán, Tabasco y Chiapas, el paro de labores sostiene la lucha a nivel nacional. En el caso del magisterio capitalino, aunque un sector de avanzada de la Novena ya está impulsando el paro, tratándose de una sección ganada por la CNTE es necesario redoblar esfuerzos para que se sumen el resto de las primarias del DF; mientras tanto en la Sección 10, en manos de los charros, el sector democrático organizado impulsó un paro de 24 horas para el jueves 29 de agosto, logrando una importante respuesta entre los maestros de secundaria; en ambos casos, la extensión del paro puede incentivarse mediante el brigadeo en las escuelas por parte de los maestros en plantón. El contagio puede extenderse hacia otras secciones y sectores, incluso aquellos dirigidos tradicionalmente por los charros. Por ello, estas primeras movilizaciones, donde el magisterio está mostrando su músculo, son un primer e importante paso para soldar la unidad de las filas magisteriales contra la Reforma Educativa y, al mismo tiempo, con el conjunto de los trabajadores y el pueblo pobre que saldrá a movilizarse en defensa de la Industria Energética. El “Pacto por México” se ha mostrado como un verdadero acuerdo en las alturas contra la clase obrera, los oprimidos y el pueblo, y para derrotarlo es fundamental profundizar el camino de la movilización y la más amplia unidad.
Ya los empresarios están además exigiéndole al gobierno mano dura contra los maestros, avalados por funcionarios de los tres partidos del “Pacto por México” (PRI, PAN y PRD) que repudian las acciones impulsadas. En primer lugar, es fundamental que las organizaciones obreras, juveniles, estudiantiles y de Derechos Humanos, repudiemos cualquier intento represivo contra el magisterio. 

Luchar hasta el final por la abrogación de la Reforma Educativa
Como ya han denunciado los maestros y muchos intelectuales, la Reforma Educativa está lejos de ser concebida para mejorar la calidad de la educación. Con medidas como la evaluación estandarizada para el ingreso y promoción en el sistema educativo público, los contratos a prueba por 2 años bajo la vigilancia de un tutor, y la evaluación periódica a los maestros en servicio que, de no aprobarse en 3 ocasiones, significaría el despido sin ninguna responsabilidad para el Estado, las reformas constitucionales y sus leyes secundarias significan un salto en la precarización de las condiciones laborales del magisterio, al liquidar derechos y conquistas como las plazas automáticas para los egresados normalistas, la estabilidad en el empleo, los derechos escalafonarios y la bilateralidad en las relaciones laborales.
Y aunque las autoridades cacarean que la permanencia en el servicio está garantizada para los docentes con plaza de base, esta disposición está contenida en un artículo transitorio, constituyendo una trampa que sólo busca introducir la división entre las filas magisteriales. Este tipo de modificaciones, están amparadas en el modelo norteamericano que, como han denunciado muchos investigadores de aquel país, ha devenido en el colapso de la educación pública en Estados Unidos, y que fue impulsado, a imagen y semejanza del de México, por connotados empresarios como la familia Walton (dueña de la tienda trasnacional Walmart) o el propio Bill Gates. De la misma manera que en nuestro país, estos “filantrópicos” empresarios, culpaban a los maestros del llamado “fracaso educativo”.

Mientras se atenta contra derechos laborales elementales, el problema de fondo de la educación en México es evadido por el gobierno y los partidos del “Pacto por México”. No dicen nada de las reformas curriculares a los planes de estudio, que con la hibridación de asignaturas y la liquidación de contenidos están orientados a forjar, no una educación de calidad, sino una fuerza de trabajo abaratada. También han ocultado los errores en los libros de texto de la Secretaría de Educación Pública, que son justamente un atentado contra la calidad educativa.

Los preocupantes niveles de deserción escolar, el decrecimiento de la matrícula en educación pública y el incremento demográfico de la población juvenil en un contexto de altos niveles de pobreza, desempleo y trabajo precario, están convirtiendo el problema educativo en una gran crisis social, confinando a los millones de jóvenes hijos de trabajadores y pobres al desamparo educativo y laboral.

Al mismo tiempo, mediante figuras como la autonomía de gestión escolar, la apertura a la iniciativa privada mediante los consejos escolares de participación social, y la imposición de las escuelas de tiempo completo, el Estado se desentiende de sus obligaciones de financiamiento en materia educativa atentando contra la gratuidad de la educación pública, se introduce el criterio empresarial para determinar los contenidos de la enseñanza en detrimento de una educación científica, crítica e integral, desaparecen los turnos vespertinos y se generan condiciones antipedagógicas para el desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje, mientras se avanza en el desmantelamiento del sistema educativo público nacional.

Por ser enormemente lesiva, la Reforma Educativa debe ser abrogada. En este sentido, la acumulación de fuerzas alcanzada y la gran combatividad desplegada en estos días por el gigante magisterial, debe ser puesta al servicio de profundizar la lucha, extenderla a todo el país, integrar al conjunto del magisterio -incluso exigiendo que se movilicen a los sectores del SNTE que quieran luchar contra esta embestida porque se sienten afectados- a una gran lucha nacional, que incluya el paro general docente hasta tirarla abajo.

Masificar la lucha, extenderla a nivel nacional y conquistar el paro nacional educativo

Las acciones del magisterio muestran el gran potencial de la fuerza organizada de los maestros y cómo el camino de la movilización es el correcto para imponer nuestras demandas. Por ello, es menester desconfiar de las distintas trampas que los partidos del Congreso intentarán contra nosotros. Ya en las jornadas de movilización anteriores, algunos sectores del magisterio democrático llamaron a confiar en el diálogo con el “Pacto por México” para frenar la reforma, en la buena voluntad de Gobernación para que se tomara en cuenta el resultado de los foros, y apelaron a las negociaciones por separado en cada uno de los estados, todo lo cual se mostró estéril.

Es fundamental confiar en nuestras propias fuerzas, en nuestra más amplia unidad y apelar a la base trabajadora de las secciones del SNTE que aún no entran a la lucha. Para integrarlas, es primordial que la CNTE, el CEND y el magisterio democrático convoquen a un Gran Encuentro Magisterial, llamando a impulsar asambleas por escuela donde, de manera horizontal y democrática, se voten delegados rotativos y revocables para nutrir una instancia nacional de autoorganización; la Asamblea Nacional Representativa de la CNTE puede ser el punto de partida, abriéndose a la más amplia participación de todos los sectores del SNTE dispuestos a organizarse democráticamente para luchar. En un organismo de estas características, se puede discutir cómo profundizar el camino de la movilización hasta alcanzar el paro nacional educativo, para imponer la abrogación de la Reforma Educativa como piso mínimo para cualquier negociación con el gobierno o los legisladores, y en donde toda decisión y acción respondan al mandato de la base, empoderándola y dando así un paso fundamental  para librarnos del cáncer que ha significado  la permanencia en la dirección del sindicato de la burocracia charra afín al gobierno. Esto, a la vez que bregamos y sumamos nuestras fuerzas para realizar un gran paro nacional contra las reformas de Peña Nieto y el “Pacto por México”, en primer lugar las reformas energética y educativa.  


GRAN TRIUNFO EN LA NORMAL SUPERIOR
Por Aldo Santos  
Como es del dominio público, año con año cientos de miles de jóvenes se quedan al margen de la educación media y superior, truncando sus expectativas de seguir formándose y aspirar al trabajo profesional. Por el contrario, lo que les espera es el desempleo o el dejar su juventud en las fábricas, los call center, la maquila bajo las onerosas condiciones del trabajo precario. En las últimas semanas, el Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educación Superior y los aspirantes rechazados de la Normal Superior estuvimos luchando en las calles por nuestro derecho a la educación. En el caso de la Normal, a pesar de que había lugares suficientes para aceptar a todos aquellos que presentaron el examen, la Secretaría de Educación Pública hizo todo lo que le fue posible por evitarlo. Gracias a la unidad con el MAES y a que decenas y decenas de estudiantes de la Normal Superior impulsamos el paro y una movilización a las instalaciones de la Dirección General de Educación Normal y Actualización del Magisterio, logramos conquistar, unitariamente, un lugar para todos nuestros compañeros. El paro además, incluyó la demanda por la abrogación de la lesiva Reforma Educativa que atenta con los derechos laborales de los docentes y contra la calidad de la educación. Estamos demostrando que con nuestra unidad y la movilización, los estudiantes y maestros podemos conseguir nuestras reivindicaciones. ¡Viva la lucha de los estudiantes excluidos! ¡Educación irrestricta y universal para los hijos de los trabajadores y el pueblo pobre! ¡Abajo la reforma educativa! ¡Aumento al presupuesto educativo sobre la base del no pago a la deuda externa!

UNIFICAR LAS LUCHAS CONTRA LA REFORMA EDUCATIVA Y ENERGÉTICA
Antonio Méndez 
La lucha contra la entrega de PEMEX es crucial porque la renta petrolera es uno de los puntales de la economía mexicana. El gobierno y sus comparsas, quieren entregar el petróleo a las trasnacionales y la gran burguesía nativa mientras recortan el gasto público, el presupuesto educativo y tienen entre manos subir los impuestos en alimentos y medicinas. Todo para los ricos, hambre  para el pueblo trabajador. Por eso, es fundamental que la lucha contra la reforma educativa y la energética se unifique, para pegar como uno solo y poder torcerle el brazo al gobierno. La convocatoria a la marcha de este 31 es un primer paso, pero es fundamental profundizar el camino de la unidad en la acción. La convocatoria a un Encuentro o Asamblea de todas las organizaciones en lucha, basado en la participación democrática de delgados con mandato asambleas o comités por centro de trabajo, escuela o facultad, sería un primer paso para organizar de manera unitaria, un plan de acción unificado. Dicho plan de acción, tendría que preparar las condiciones de un gran paro nacional. Al mismo tiempo, las organizaciones obreras y populares, no podemos confiar en el PRD – que es parte del ataque implementado en el Pacto por México-, ni en el congreso y sus partidos. Debemos levantar una política independiente, aún a la de AMLO – al mismo tiempo de que golpeamos como uno solo-, ya que nuestra lucha debe ser contra la Reforma y por renacionalizar todo lo que ya se ha vendido, poniendo a la paraestatal bajo control de sus trabajadores y de sus aliados: los pobres del campo y la ciudad. En esta perspectiva, es fundamental que los trabajadores petroleros, rompan las cadenas de la burocracia charra y comienza a organizarse de manera democrática e independiente.

¡Libertad inmediata e incondicional a los presos por luchar!

A la usanza del viejo PRI, las cárceles del país sirven para mantener como rehenes a los luchadores sociales. Este es el caso de Alberto Patishtán, profesor Tzotzil preso desde hace 12 años, Nestora Salgado –dirigente comunitaria de Olinalá- y Rosa María Medina Moreno, del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, además de decenas y decenas de compañeros más.  Hoy que hemos tomado las calles, es fundamental, además de luchar por nuestras reivindicaciones, exigir la libertad inmediata e incondicional de todos los presos políticos del país. ¡Basta de represión! ¡Presos políticos libertad! 


30 abril, 2013

Ya salió Nuestra Clase No. 7


Nuestra Clase No. 7, Editorial


Mayo 2013
Se extiende la resistencia magisterial

Este 1° de mayo, las y los trabajadores salimos a las calles en medio de un brutal ataque orquestado por el gobierno de Peña Nieto en alianza con los principales partidos del Congreso, con medidas que buscan acabar con nuestros derechos y conquistas, y avanzar con la entrega del país a los intereses del imperialismo, y a medida que avanza la crisis económica, vemos cada vez más empeorar nuestras condiciones de vida, con bajos salarios, carestía, trabajo precario y desempleo, en tanto se profundiza la miseria y la descomposición social, como se ve en el aumento de los feminicidios y el actuar impune de las redes de trata.
En este contexto, la lucha del magisterio nacional en contra de la reforma educativa enfrenta un autoritarismo cada vez mayor del gobierno, lo que está despertando, sin embargo, una respuesta combativa cada vez más extendida del magisterio.

El cierre de filas en el régimen para descargar la crisis sobre nuestras espaldas tuvo una clara expresión en el estado de Guerrero en donde, comprometidos a no contravenir las disposiciones de la reforma educativa de Peña Nieto, el pasado 23 de abril los partidos del Congreso local –de mayoría perredista- votaron una reforma a la Ley Estatal de Educación contraria a las demandas por las que la CETEG se mantiene en plantón, movilizaciones y paro desde hace más de dos meses. De esta manera, desentendiéndose de los acuerdos previos con el magisterio democrático, el PRD refrenda su alineamiento con el propatronal “Pacto por México”, profundizando cada vez más su curso a derecha.
Al día siguiente, la ruptura del diálogo entre los docentes y los poderes estatales quedaba marcada con los destrozos en las sedes locales del PRI, el PAN, el PRD, Movimiento Ciudadano y la contraloría interna de la Secretaría de Educación de Guerrero.
El gobierno perredista de Ángel Aguirre ha respondido con la liberación de 39 órdenes de aprehensión en contra de dirigentes magisteriales y miembros del Movimiento Popular Guerrerense, mientras el Consejo Coordinador Empresarial, la Coparmex, dirigentes partidistas, gobernadores, diputados y senadores claman por la represión, todo acompañado por las declaraciones amenazantes de Peña Nieto, Osorio Chong y Chuayffet, al tiempo que se fortalece la presencia de la policía federal en Chilpancingo y se intensifica la campaña de satanización y criminalización de la protesta en los medios de comunicación.
En tanto, la dirigencia charra del SNTE se hace cómplice del ataque al magisterio disidente y declara abiertamente su respaldo a la reforma educativa, además de que ha abrazado el “apoyo” de la OCDE para las tareas que se derivan de la misma.
En contraparte, la lucha magisterial se viene desarrollando a nivel nacional, fortaleciendo la resistencia de los maestros en Guerrero. Ya desde el lunes 22 de abril los maestros de Michoacán iniciaron un paro indefinido de labores en protesta contra la reforma educativa, y en estados como Oaxaca y Chiapas se prepara el paro indefinido para los primeros días de mayo, a lo que se suman las movilizaciones en entidades como Zacatecas, Durango y Jalisco, a la par del acciones de los normalistas en Michoacán y Oaxaca, mientras en Morelos se perfila la realización de paros escalonados. En Guerrero, mientras tanto, se han realizado nuevas marchas, también con presencia de normalistas, y se prepara una tercera gran manifestación para el 1° de mayo, junto a lo cual se alista una consulta popular para impulsar la desaparición de poderes en el estado. 

Del 25 al 27 de abril tuvo lugar en la Ciudad de México el 5° Congreso Nacional de Educación Alternativa de la CNTE, en donde se dieron pasos progresivos para la articulación del movimiento del magisterio nacional. Uno de los acuerdos más importantes fue el de levantar de manera unificada la demanda de abrogación de la reforma educativa. Al retomar las negociaciones en gobernación y ante la próxima legislación de las leyes secundarias las instituciones del régimen tenderán toda clase de trampas. Como viene denunciando el magisterio, realmente el ataque viene contenido en estas leyes secundarias, que precarizan las condiciones laborales y liquidan la estabilidad en el empleo, propiciando los despidos. Frente a los poderosos intereses privatizadores detrás de la reforma educativa es de vital importancia que las direcciones de las distintas secciones no negocien por separado y que, apoyados en la movilización, mantengan de manera unificada la demanda de abrogación de la reforma hasta echarla abajo. Junto a ello, es indispensable no depositar ninguna confianza en los partidos del Congreso y las instituciones del régimen, que una y otra vez se han revelado contrarios a los intereses de los trabajadores, como lo ha mostrado recientemente el caso del SME. Ninguna fracción del PRD en los congresos estatales va a votar a favor de la educación pública y gratuita o de los derechos de los trabajadores de la educación, y menos en el Congreso de la Unión.
Para fortalecer el movimiento es necesario desarrollar la organización democrática desde las bases, impulsando asambleas en las escuelas y centros de trabajo de donde surjan delegados rotativos, revocables y con mandato de base para discutir colectivamente el rumbo de la lucha. Al mismo tiempo, siendo el sector que viene resistiendo el ataque del gobierno, la CNTE debe llamar a las organizaciones obreras (empezando por el sindicalismo opositor agrupado en la UNT y el SME), al movimiento estudiantil y a los distintos sectores en lucha, a discutir un programa y un plan de acción unificado en la perspectiva del paro general, para echar abajo las reformas laboral y educativa y enfrentar los planes del Pacto por México.
¡Viva la lucha del magisterio nacional!
¡No a la criminalización de la protesta social!
¡Cese inmediato de las órdenes de aprehensión en contra del movimiento magisterial!
¡Abrogación de la Reforma Educativa!
¡Abajo la Reforma Laboral!
¡Viva la clase obrera internacional!

Nuestra Clase No. 7, Las mujeres de Guerrero son ejemplo de lucha


Mayo 2013
Mujeres en la primera fila

La lucha del magisterio guerrerense - que desde el pasado febrero se viene gestando- no pasa por alto para el interés de las mujeres, pues al ser esta movilización de un sector predominantemente femenino, da un matiz especial a su inclusión en la organización. Las mujeres que siendo oprimidas y explotadas por este sistema capitalista salen a luchar y ser parte activa de la lucha, codo a codo con sus compañeros de clase  desde el inicio son las mujeres integrantes de la CETEG, las madres de familia, las jóvenes  y las mujeres de la Policía Comunitaria, son ellas las que se pusieron  en primera fila y a la vanguardia del movimiento.
Y para muestra un botón: el sábado 23 de febrero, Paula Silva es elegida (en la Asamblea Regional de San Luis Acatlán, Guerrero) como  Comandanta Regional de la Policía Comunitaria; ella, una mujer indígena mixteca  asumió el cargo como “el mayor reto de su vida”. Y a pesar de que durante muchos años se les había negado a las mujeres la posibilidad de ser elegidas para estos cargos (o se querían imponer reglas como la de ser soltera para poder ocuparlo), Paula es una mujer casada y asumió la responsabilidad con todo lo que esto conlleva. Afirmando después, que esto “dará paso a la formación de grupos comunitarios integrados por mujeres”. Como fue el caso de la Policía Comunitaria de Tixtla, en Guerrero,  la que en marzo de este año integraría a sus filas a cuatro mujeres de un total de veinticinco elementos que la conforman.

Las luchas en sí mismas nos permiten a las mujeres ir conquistando derechos en el camino, como el derecho a participar activamente en la organización política. Hacer de las tareas habitualmente impuestas a las mujeres una tarea colectiva es parte esencial dentro de la organización; si bien ya las mismas necesidades de organización en la lucha llevan a la socialización de tareas que cotidianamente realizan las mujeres en el aislamiento del ámbito doméstico, la lucha también abre la posibilidad de que, por un lado, no sean las mujeres o sólo las mujeres (en este caso las maestras y las mujeres de la Policía Comunitaria) las que hagan de comer y den café a los compañeros, y por otro de que las mujeres nos pongamos al frente, haciéndonos parte indispensable de la lucha y su organización. Sin embargo esto no es el último objetivo, y tendríamos que tener en mente que estas conquistas de derechos tienen como fin último la verdadera emancipación de las mujeres y la liberación de las cadenas que nos oprimen, lo que sólo  se conseguirá a partir de la emancipación de la clase obrera y el conjunto de los explotados y oprimidos.
La actual lucha que dan las mujeres en Guerrero; las luchas que dieron las  mujeres de la APPO, que tomaron los medios de comunicación oaxaqueños y se pusieron a la vanguardia en el movimiento de 2006; las mujeres de Atenco, que no se dejaron quebrar a pesar de la tortura sexual y que han denunciado con fuerza los abusos del gobierno;  y especialmente las maestras, de Guerrero, de Oaxaca, de Michoacán y todo el país, nos han venido a demostrar en los últimos años que las mujeres tenemos toda la fuerza e inteligencia y que nos ponemos en la primera fila por defender nuestros derechos; como ejemplo la maestra indígena Flora Pérez, que participa en la lucha de la CETEG, quien ha venido desde la montaña en Zapotitlán Tablas a dar la pelea con sus compañeros de clase, en contra de la “Reforma Educativa” y convencida de que esta vez no pasarán. Todos estos ejemplos y muchos otros más a lo largo de la historia nos dejan ver una lección en el camino, la organización de las mujeres junto a los hombres en la luchas de las y los trabajadores es de vital importancia para el triunfo de estas. Los ejemplos deben ser tomados y los errores corregidos. ¡Vivan las mujeres en la primera fila! ¡Todo el apoyo al magisterio en Guerrero! ¡Todo el apoyo a las mujeres y hombres que siguen en pie de lucha!

Nuestra Clase No. 7, Lecciones de la "Comuna de Oaxaca"


Mayo 2013
La comuna de Oaxaca: lecciones de la lucha del 2006

De mayo a octubre del 2006,  la lucha del magisterio y el pueblo de Oaxaca puso en jaque al entonces gobierno del priísta Ulises Ruíz. Lo que comenzó como una lucha de carácter reivindicativo, impulsada por la Sección XXII del SNTE-CNTE, devino en uno de los procesos sociales más profundos de los últimos años, abriendo una situación revolucionara en uno de los estados más postergados del México actual.

La alianza del magisterio y el pueblo pobre de Oaxaca

El 22 de mayo, 70.000 trabajadores organizados en la Sección XXII del SNTE-CNTE iniciaron la huelga, exigiendo la rezonificación salarial. El magisterio realizó importantes movilizaciones y acciones de lucha en los primeros días de huelga. El 2 de junio se realizó la primera megamarcha, con la asistencia de 80.00 personas, que fue un indicador de que la lucha magisterial generaba gran simpatía y apoyo entre la población. Como relataba La Jornada: “Al frente se colocaron estudiantes de escuelas primarias y secundarias, así como dirigentes de asociaciones de padres de familia. ‘Señor gobernador, oiga a mi profesor’, ‘Maestro, luchando, también está enseñando’, coreaban los escolares. ‘Magisterio y pueblo unido, jamás serán vencidos’, ‘Lo quiera o no lo quiera, Ulises va pa’ afuera’, se escuchó durante el recorrido” (3/6/06).
Esta movilización, en la que participaron sindicatos agrupados en el Frente de Sindicatos y Organizaciones Democráticas de Oaxaca (FSODO), enarboló demandas contra el gobierno represor y por la libertad de los presos políticos. La respuesta del gobierno fue la amenaza de represión, que amagó con desplazar a 1500 efectivos de la Policía Federal a la entidad, si los maestros no regresaban a clases.

El 14 de junio, el gobierno estatal desalojó a los maestros en plantón del zócalo de la capital utilizando gas lacrimógeno, helicópteros y balas de plomo. Frente a la represión, los maestros, con la solidaridad activa del pueblo oaxaqueño retomaron el zócalo y derrotaron el intento policiaco. El movimiento, fortalecido, convoca a la tercera megamarcha que aglutina a cerca de 300,000 personas, entre trabajadores, campesinos, indígenas y amplios sectores populares. Como plantea un análisis: “De esta forma, el fracaso de la represión marcó un salto en la lucha: por un lado, un gobierno muy deslegitimado, a la defensiva y con escasa base social, y cuya policía había sido derrotada, frente a un verdadero movimiento político de masas de oposición al gobierno, el cual se encontró moralmente fortalecido por la batalla del 14 de junio, y que a partir de eso estableció su control sobre la capital del estado”. [1]
De tal suerte que el 15 de junio, surge la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), que integra al magisterio, a organizaciones obreras acuerpadas en la Federación de Sindicatos Organizados de Oaxaca (FSODO), comunidades y organizaciones indígenas y hasta representantes de diversos municipios y pueblos del Estado. Como plantea el mismo análisis: “La APPO actuó incipientemente como un doble poder alternativo, con importante dominio territorial y cuestionando en los hechos los poderes constituidos del estado burgués provincial. Centralizó la lucha y organizó los bloqueos de carreteras, comercios y hoteles, y la toma de edificios oficiales y de la Casa de Gobierno, debido a lo cual Ulises Ruiz debió atender los asuntos de gobierno en el Hotel Hacienda. Además, la APPO puso en pie el “Honorable Cuerpo de Topiles” y la “Policía Magisterial de Oaxaca” (POMO), que funcionaron como comités de autodefensa, y fue a través de la APPO que se expresó la solidaridad popular organizada para garantizar los bienes básicos (en particular para el magisterio que no cobraba sueldos). El centro de la ciudad y las radiodifusoras tomadas fueron resguardados por barricadas con guardias rotativas para impedir la entrada de las fuerzas represivas; igual rol cumplieron los bloqueos en las principales carreteras que llevan a la ciudad. El plantón en la plaza central (apoyado en “Radio Plantón” para mantener la comunicación con el movimiento), se constituyó como el centro de un poder comunal (…)”. [2]
Dicho control territorial y comunal, se extendió de junio hasta octubre e implicó la utilización de barricadas para la autodefensa contra los grupos paramilitares que, durante todo el conflicto, asediaron al movimiento con la intimidación, el secuestro y el asesinato. Como da cuenta la prensa y los protagonistas, las barricadas estaban compuestas en un 90 % por maestras y compañeras de las organizaciones indígenas, amas de casa y estudiantes.
Con el curso de la lucha, comenzaron a configurarse dos políticas y dos estrategias. Por una parte, la del sector conciliador de la dirección de la Sección XXII y la APPO que pretendía llegar a una acuerdo con el régimen y darle una salida “electoral” al conflicto y por otra, la de la base magisterial, estudiantil y los sectores populares que defendieron las barricadas hasta las últimas consecuencias y estaban por ir hasta el final en la caída de Ulises Ruíz. Finalmente, ante la actitud impasible de los sectores conciliadores, que avalaron la entrada de la PF, la base quedó sola resistiendo la entrada militar y lo hizo heroicamente, protagonizando batallas campales como la de Cinco Señores, donde los jóvenes - en particular de la Universidad Benito Juárez-  resistieron hasta el final contra las fuerzas represivas.

¿Qué podemos aprender de la “Comuna de Oaxaca”?

En primer lugar, el lugar que ocupó la huelga magisterial como método de lucha y como base de la alianza obrera campesina y popular; y que, con la profundización de la lucha, impactó a otros sectores como los trabajadores del Seguro Social, abriendo la posibilidad de que la misma, paralizara al conjunto del Estado si se contagiaba a los trabajadores industriales, petroleros o de la electricidad.  Además, el lugar que ocupó la movilización de masas encabezada por el magisterio, que demostró el profundo descontento popular. Junto a ello, el control territorial del centro de la Ciudad de Oaxaca que inició con un plantón pero se extendió geográficamente e implicó el control de buena parte del transporte, los medios de comunicación, el control y reparto de los insumos para sostener la lucha, etc. Todo ello articulado en la APPO y defendido militarmente con las barricadas, la POMO y el honorable, cuerpo de Topiles que lograron mantener a raya a la policía y las fuerzas represivas durante cinco meses.
Todos estos elementos plantean la fortaleza que adquieren las luchas al acudir a los métodos históricos de la clase obrera (como la huelga, la movilización callejera, el control territorial y la autodefensa) y al dotarse de organismos de autodeterminación, donde las bases decidan democráticamente cómo conducir la lucha.  Por todo ello, consideramos que en la Comuna de Oaxaca “(…) las masas dieron todo lo posible de sí, sin contar con una dirección revolucionaria, y no pudieron asegurar el triunfo de la lucha de la APPO y de sus reivindicaciones, y que la misma fuera la primera batalla triunfante de una gran movilización y lucha nacional contra el régimen capitalista”. [3]
Efectivamente, La Comuna abrió una verdadera crisis revolucionaria a nivel estatal donde se plantearon dos caminos: o la caída de URO producto de la acción de las masas insurrectas que abriera el camino para poner en pie un gobierno obrero, campesino y popular, o que la clase dominante y sus personeros retomaran el poder y el control de la Ciudad.
A pesar de ser derrotada, la lucha del pueblo de Oaxaca dejó un enorme precedente para las luchas actuales. Actualmente, en varios estados como Chiapas, Zacatecas, Estado de México, Oaxaca los maestros están luchando contra la imposición de la Reforma Educativa de EPN, encabezando el magisterio guerrerense que, con heroísmo y abnegación, persiste en el paro y la movilización. El surgimiento del MPG y la adherencia de sectores obreros y de la CRAC, puede ser el inicio de un proceso profundo de organización obrera y popular donde las reivindicaciones del magisterio se liguen a las del conjunto de los explotados y oprimidos del estado. Pero para ello es fundamental que el mismo se transforme en un organismo democrático de decisión de las bases y las comunidades. Por ello, sería enormemente auspicioso que la CETEG y la dirección del MPG convoquen a los sindicatos, a los trabajadores precarios, a los campesinos, indígenas y sectores populares, a poner en pie asambleas y a elegir representantes de manera democrática para ir nutriendo al MPG en este sentido. Al mismo tiempo es de vital importancia que el magisterio democrático no luche de manera aislada, privilegiando las negociaciones “estado por estado”. Es muy importante impulsar una lucha unificada a nivel nacional y que las organizaciones obreras, campesinas, populares y estudiantiles, nos solidaricemos activamente para echar abajo la Reforma Educativa y todos los planes antiobreros del “Pacto por México”.  


[1] Juárez Martín: La Comuna de Oaxaca, un primer ensayo revolucionario en Estrategia Internacional No. 23, Buenos Aires, Diciembre 2006, p.123-142
[2] Ídem.
[3] Ídem. 

Nuestra Clase No. 7, Los trabajadores de la educación nos pronunciamos contra la entrada de la Policía Federal en la UNAM


Mayo 2013 

¡NO A LA ENTRADA DE LA PF EN LA UNAM!
¡DIÁLOGO PÚBLICO Y RESOLUTIVO PARA RESOLVER LAS DEMANDAS DE LOS ESTUDIANTES DE LOS COLEGIOS DE CIENCIAS Y HUMANIDADES!

La toma de Rectoría por parte de un sector de estudiantes de la UNAM, ha sido respondida por la Rectoría y por los medios masivos de comunicación con una campaña de linchamiento. Con irritante repetición se habla de “vándalos”, “pseudoestudiantes” y “delincuentes”, atizando el escarnio generalizado contra los "violentos encapuchados", en una retórica extraída de las catacumbas de Lecumberri. Detrás de esta campaña, está el intento del Régimen y la Rectoría de avalar la represión y la entrada de la Policía Federal a Ciudad Universitaria. Lo que no dicen los medios es que desde hace dos años, los estudiantes de CCH´S están luchando porque las Reformas curriculares y a los planes de estudio sean discutidas democráticamente y las autoridades han hecho caso omiso a sus demandas, mientras fortalecen a los grupos porriles al interior de los planteles y prevalece la estructura vertical y absolutamente antidemocrática de la Universidad. Desde Nuestra Clase, si bien opinamos que toda medida de lucha tanto al interior del movimiento estudiantil como al interior del movimiento obrero y popular debe ser discutida democráticamente en organismos representativos – y este no es el caso de la toma de Rectoría-, nos pronunciamos absolutamente en contra de cualquier represión contra los ocupantes de la Torre y contra la entrada de la Policía Federal. Llamamos a los profesores y académicos democráticos y al STUNAM a repudiar cualquier salida represiva al conflicto y a organizarnos democráticamente en asambleas para discutir, entre toda la comunidad universitaria (estudiantes, trabajadores y profesores), esta y todas las problemáticas que aquejan a nuestra universidad y lesionan nuestros derechos. 




25 abril, 2013

Los maestros de Guerrero encabezan la lucha contra la Reforma Educativa, Nuestra Clase No. 6


¡Todo el apoyo a los maestros de Guerrero!

Pese a las amenazas represivas de los gobiernos federal y estatal, alentadas por la campaña de odio de los medios de comunicación en contra de los maestros, continúa la lucha de la CETEG (Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación del Estado de Guerrero) contra la reforma educativa de Peña Nieto, aprobada en el Congreso de la Unión por los partidos del “Pacto por México” (PRI, PAN y PRD).

Luego de varias semanas de paro y movilizaciones sin lograr una respuesta favorable a sus demandas, entre las que se encuentra reformar la Ley Estatal de Educación para garantizar que se respeten el carácter gratuito de la educación y los derechos laborales de los maestros guerrerenses, a éstos se unieron otros sectores de la población, como las policías comunitarias agrupadas en la CRAC (Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias), sindicatos y organizaciones campesinas y sociales con las que se conformó el Movimiento Popular de Guerrero.

Sin embargo, los diferentes niveles de gobierno, subordinados a los organismos financieros internacionales y a los empresarios, que buscan hacer negocio con la educación gracias a la reforma, pretenden sostenerla a sangre y fuego. Así lo demostró el desalojo de la Policía Federal a los maestros que bloqueaban la Autopista del Sol el 5 de abril; el autoritarismo expresado en las declaraciones de Peña Nieto, Osorio Chong y Chuayffet, con la complicidad de la cúpula charra del SNTE; las órdenes de aprehensión contra los líderes de la CETEG; así como la amenaza de una represión mayor en caso de que persistan las movilizaciones.

El PRD, por su parte, luego de ponderar los costos políticos de haber rechazado en el Congreso de Guerrero -de mayoría perredista- la iniciativa de reforma a la Ley Estatal de Educación presentada por la CETEG, se vio obligado a retroceder y a retomar las negociaciones con el magisterio disidente, comprometiéndose aprobar la iniciativa que antes desechó.

No obstante, al momento de escribir estas líneas, luego de una multitudinaria movilización de la CETEG y el MPG, acompañados por contingentes de maestros provenientes de otras entidades, que culminó con un cerco al Congreso del Estado, los diputados del PRI, el PAN y el Partido Verde se negaban a dar quorum a la sesión parlamentaria donde se discutiría la iniciativa de los profesores. Su pretensión es modificar dicho  proyecto para dejar intacta la evaluación federal, con todas las consecuencias negativas que conlleva para el magisterio.

La combatividad y las justas demandas de los maestros de Guerrero, han ganado para la lucha contra la reforma educativa el respaldo de amplios sectores sociales del estado. Sin embargo, frente a las trampas desmovilizadoras de los legisladores, es necesario mantener la movilización con plena independencia política del PRD y los demás partidos del Congreso, sin ninguna confianza en las instituciones del régimen y el gobierno perredista de Ángel Aguirre Rivero

Hay que fortalecer la organización democrática del movimiento, levantando un pliego unificado de demandas que contemple no sólo las de los maestros sino también las del resto de los sectores que integran el MPG, sumando a éste delegados rotativos, revocables y con mandato de base de las comunidades, barrios, escuelas y centros de trabajo que apoyan la lucha.

Ante las amenazas de represión, que seguramente se recrudecerán si los maestros no aceptan la tramposa salida “democrática” que les ofrecen los legisladores, es indispensable superar el aislamiento mediante la solidaridad activa de los estudiantes, las organizaciones que se reclaman democráticas y los trabajadores del resto del país.

Si los maestros de Guerrero triunfan en sus demandas, serían un gran ejemplo para que el resto del magisterio y otros sectores de trabajadores enfrenten los ataques de Peña Nieto y los partidos patronales. La CNTE debe hacer un llamado a la unidad del magisterio nacional, evitando las negociaciones por separado de cada una de sus secciones, para poder golpear como uno solo hasta echar abajo la reforma educativa en todo el país. Este debe ser el objetivo común y principal de la lucha.

La lucha contra la Reforma Educativa y la militarización en Guerrero, Nuestra Clase No. 6


La lucha contra la Reforma Educativa tiene que integrar la lucha contra la militarización en Guerrero
Junto al ataque a la educación y los derechos laborales de los maestros en Guerrero, las masas explotadas y oprimidas de la entidad han sufrido las consecuencias más crudas de la política del régimen en los últimos años, en particular de la llamada “guerra contra el narco” y la militarización. Cotidianamente, las comunidades del estado tienen que enfrentar no sólo a los grupos del crimen organizado, sino a los paramilitares y al ejército. Un trágico ejemplo de las consecuencias de la militarización está en el caso del asesinato de nuestros compañeros estudiantes de Ayotzinapa, que fueron reprimidos arteramente por las fuerzas represivas, a pocas semanas de haber iniciado el operativo “Guerrero Seguro”. Mientras, el feminicidio en el estado va en ascenso, al igual que el fortalecimiento de las redes de trata.

Por ello, es muy importante que el magisterio, que hoy articula la lucha popular contra el gobierno, tome en sus manos la demanda y la lucha contra la militarización. La unidad desplegada entre los maestros y la CRAC, es auspiciosa para profundizar una lucha en común contra el hostigamiento del narco, los paramilitares y el ejército. La marcha conjunta que impuso la entrada de la policía comunitaria a Chilpancingo para liberar a los presos del movimiento, develó una poderosa unidad. Es fundamental que, a través del recientemente creado Movimiento Popular de Guerrero, se levante la lucha contra la militarización y se articule con la lucha contra la Reforma Educativa. Esto implica levantar un programa que ponga en el centro la legalización de las drogas, la exigencia de que el ejército vuelva ya a los cuarteles, el desmantelamiento inmediato de los grupos paramilitares y la puesta en pie de comités de autodefensa que, paralelamente a la permanencia de la CRAC y los que ya se están poniendo en pie al interior de las comunidades, se construyan democráticamente en los centros de trabajo, las escuelas, las fábricas y las empresas, impulsados por las organizaciones obreras y los sindicatos.
¡Basta de represión! ¡Fuera el ejército y la PF de Guerrero!
¡Por la desmilitarización inmediata de todo el país!
¡Basta de feminicidios, violencia y trata! 

Editorial, Nuestra Clase No. 6



La lucha del magisterio guerrerence en el escenario nacional



Luego de la represión del 1º de diciembre, que hasta ahora sigue impune, con el reflujo del movimiento #YoSoy132 y el acuerdo reaccionario entre los partidos patronales para aprobar las reformas neoliberales (el “Pacto por México” del PAN-PRI-PRD), en los últimos meses se fortaleció el gobierno de Enrique Peña Nieto, quien había asumido muy cuestionado por su autoritarismo y la compra de votos en las pasadas elecciones presidenciales, en un contexto nacional de mucho descontento social por la miseria y la violencia imperantes.

El gobierno se dio a la tarea de buscar recomponer su imagen, pretendiendo pasar por “justiciero” y “democrático” con la promulgación de la Ley General de Víctimas y medidas populistas como la Cruzada Nacional contra el Hambre, mientras profundiza su carácter autoritario con la militarización del centro del país, la policía de mando único y la próxima conformación de la Gendarmería Nacional, acompañando estas acciones con una nueva política hacia los medios masivos de comunicación para minimizar la creciente cifra de feminicidios y víctimas de la “guerra contra el narco”.

A poco de que Joaquín Gamboa, al frente de la CTM, ratificó la subordinación de esta central sindical al PRI y a Peña Nieto, éste último decidió ganar legitimidad con la detención de la “presidenta vitalicia” del SNTE, Elba Esther Gordillo, lo que le permitió debilitar y someter aún más a la cúpula charra del sindicato magisterial.

Mientras tanto, la dirigencia de los sindicatos “opositores” nucleados en la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) -telefonistas, tranviarios, universitarios y otros-, respondió pasivamente ante el brutal ataque anti-obrero que representa la reforma laboral, limitándose a promover amparos y negándose a movilizar contundentemente a sus agremiados. Ahora la UNT reclama ser tomada en cuenta en las negociaciones del “Pacto por México”. Por su parte, el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) sufrió un nuevo revés con la resolución de la Suprema Corte de Justicia que revocó un amparo favorable a los trabajadores, evidenciando una vez más la impotencia a la que los ha llevado la estrategia legalista de sus dirigentes.

La entrega de los charros cetmistas, pero también la confianza en las instituciones por parte de los sindicatos “opositores”, ha allanado el camino para que avancen los planes del gobierno, como la reforma educativa, a la que se oponen miles de maestros en varios estados del país por considerar que atenta contra sus derechos laborales y la educación pública.

Crece la resistencia magisterial

El 25 de febrero, al mismo tiempo que era promulgada la reforma educativa, inició el paro indefinido de los maestros de Guerrero, organizados en la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG). Esta lucha ha logrado articular a diversos sectores campesinos, estudiantiles, de trabajadores y a las policías comunitarias de la CRAC, con quienes se conformó el Movimiento Popular de Guerrero (MPG).

Por su parte, en entidades como Oaxaca, Michoacán, Chiapas y el D.F., donde tiene peso la disidencia a la dirigencia corrupta y traidora del SNTE, los maestros vienen realizando movilizaciones y discuten impulsar un paro nacional.
Desde finales del año pasado, prácticamente el único sector de trabajadores que ha resistido activamente a las reformas laboral y educativa es el magisterio organizado en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), a la cual adhiere la CETEG como sector de avanzada.

Poniéndose al frente del descontento nacional, la lucha del magisterio guerrerense adquiere gran relevancia porque muestra que sí es posible organizarse y enfrentar unidos en las calles los ataques del gobierno, forjando la alianza obrera, campesina y popular, y recurriendo a los métodos de los trabajadores como el paro y la movilización.

Desde su posición de vanguardia en el movimiento magisterial, la CETEG debe convocar con el conjunto de la CNTE a un Encuentro Nacional en donde se discuta un pliego de demandas y un plan de acción unificado de todo el magisterio, llamando a integrarse a esta lucha a los maestros de base del SNTE, en la perspectiva de sumar fuerzas para echar abajo la reforma educativa en todo el país y lograr imponer un proyecto alternativo de educación, que verdaderamente ponga ésta al servicio de los trabajadores y del pueblo.

Es necesario impulsar la más amplia solidaridad de los estudiantes, las organizaciones que se reclaman democráticas y los trabajadores, en primer lugar de aquellos agrupados en el sindicalismo opositor como la UNT y el SME. Desde el Boletín Nuestra Clase saludamos la lucha de los maestros de Guerrero y llamamos a poner en pie comités de solidaridad en escuelas y centros de trabajo que se expresen de manera activa.

La UNT debe abandonar su política de “democratizar” el “Pacto por México” y unirse a la lucha del magisterio, pues de triunfar éste dejaría al conjunto de los trabajadores en mejores condiciones, no sólo para echar abajo las reformas ya aprobadas, sino para enfrentar las que se tienen agendadas en el Congreso de Unión, como la energética y el IVA en medicinas y alimentos.

Frente a la magnitud de la ofensiva gubernamental,  es necesaria la más amplia unidad de las filas obreras, con plena independencia política de los partidos del Congreso y sin ninguna confianza en las instituciones del régimen. ¡Todos a marchar este 1° de mayo en solidaridad con el magisterio guerrerense! ¡Abajo la reforma educativa! ¡Abajo la reforma laboral!

06 abril, 2013

DECLARACIÓN DE EMERGENCIA FRENTE A LA REPRESIÓN EN GUERRERO


¡ALTO A LA REPRESIÓN CONTRA EL MAGISTERIO EN LUCHA!
Declaración del Boletín Nuestra Clase frente a la represión a los maestros en Guerrero


 

Desde el pasado 25 de febrero, los maestros de la CNTE agrupados en la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) comenzaron un paro de labores en aquella entidad en protesta contra la Reforma Educativa, propuesta por Peña Nieto -en atención a las “recomendaciones” de la OCDE y bajo la presión de la organización empresarial “Mexicanos Primero”- y aprobada por los partidos del “Pacto por México” (PAN, PRI, PRD) en el Congreso de la Unión. A partir de entonces, a pesar de la campaña mediática desplegada en su contra y de las amenazas de represión por parte del gobierno estatal encabezado por el perredista Ángel Aguirre Rivero, los maestros han realizado acciones como marchas, plantones, bloqueos carreteros y la toma de las instalaciones del Congreso local y el Palacio de Gobierno.
Luego de un mes de lucha, la CETEG llegó a un acuerdo con el gobierno estatal para poner fin a las movilizaciones y eventualmente levantar el paro, a cambio del pago de los salarios retenidos a los maestros, de la cancelación de las órdenes de aprehensión contra sus dirigentes y de una iniciativa de reforma a la Ley Estatal de Educación que contempla el respeto a la gratuidad de la educación y a los derechos laborales del magisterio, así como una “evaluación democrática”. Sin embargo, en línea con las recientes declaraciones de EPN en el sentido de que no se daría marcha atrás a la Reforma Educativa, las autoridades de Guerrero desconocieron los acuerdos con el magisterio, dando lugar a la reactivación de las movilizaciones.
El viernes 5 de abril, miles de maestros de la CETEG junto a trabajadores del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado de Guerrero y a los normalistas organizados en el Frente Único de Normales Públicas, bloquearon la Autopista del Sol en demanda de una respuesta favorable a su pliego petitorio. La respuesta de las autoridades fue el envío de cerca de 1500 policías federales para desalojarlos, dejando un saldo de 3 heridos y 5 maestros detenidos. Ante la represión, el magisterio oaxaqueño no tardó en responder con un bloqueo carretero, exigiendo la libertad de los detenidos y la cancelación de las órdenes de aprehensión.
Desde el boletín Nuestra Clase repudiamos la represión del "nuevo PRI" y el gobierno perredista de Guerrero contra el magisterio, represión alentada por las cámaras empresariales y los medios de comunicación. Exigimos la libertad inmediata e incondicional de los detenidos así como el retiro de las órdenes de aprehensión a los maestros. Llamamos a la solidaridad efectiva con la CNTE por parte de las organizaciones que se reclaman democráticas y a la coordinación magisterio-estudiantil para potenciar el movimiento, así como a la ruptura de los acuerdos políticos de las organizaciones de izquierda con los gobiernos de Guerrero y Oaxaca ¡Ninguna confianza en los gobiernos perredistas de Ángel Aguirre Rivero y Gabino Cué!
Para torcerle el brazo al gobierno y echar abajo la Reforma Educativa, es necesario que la CNTE convoque al conjunto del magisterio a coordinar acciones hasta llegar al ¡Paro Nacional!
¡Abajo la Reforma Educativa! ¡Abajo el frente reaccionario del “Pacto por México” integrado por el PRI, el PAN, el PRD y los patrones contra la educación pública y los trabajadores del país!
Boletín Nuestra Clase de Trabajadoras y Trabajadores de la Educación
06/04/13

15 marzo, 2013

Editorial del Boletín Nuestra Clase No. 5


Tanto en los países centrales como en la periferia capitalista, los trabajadores y el pueblo pobre somos obligados a pagar los costos de la crisis económica mundial, una crisis de dimensiones históricas que nosotros no provocamos y que cursa ya su quinto año.
En nuestro país, en los últimos meses se ha profundizado la ofensiva antiobrera y antipopular con el avance de las reformas estructurales: primero con la reaccionaria Reforma Laboral con que terminó el sexenio de Calderón y luego, con el regreso del PRI al poder y el cierre de filas en el régimen expresado en el “Pacto por México”, con la aprobación por el Congreso y posterior promulgación de la Reforma Educativa.

El 8/Marzo marchamos contra el feminidicio, la trata, el trabaj precario y por igual trabajo, igual salario

Boletín Nuestra Clase No. 5
Este 8 de marzo las compañeras de Nuestra Clase, trabajadoras de la educación, marchamos con las compañeras de la agrupación de mujeres Pan y Rosas en la manifestación que salió del Ángel de la Independencia a la Secretaría de Gobernación, encabezada por las madres de desaparecidas y asesinadas de Ciudad Juárez Chihuaha. La marcha, que contó con la participación de más de 1000 personas, realizó un mitin en la representación del estado de Chihuaha para denunciar la omisión y complicidad de las autoridades del Estado en el caso de la desaparición y asesinato de cientos de mujeres en la entidad, que se han exacerbado con la militarización del país.

Breve recorrido por la primavera magisterial de 1989

Por Jimena Vergara, profesora
Corría el año de 1989 y Carlos Jonguitud Barrios – dirigente de la corriente magisterial priísta del SNTE denominada Vanguardia Revolucionaria - había establecido un férreo control del sindicato durante 17 años, basado en la persecución de la disidencia. Cientos de maestros democráticos habían sido reprimidos, golpeados o asesinados, y la organización magisterial se había convertido en uno de los principales pilares del régimen del PRI.

Si no hay solución, tomaremos la sección

El 30 de enero, la CNTE convocó al paro nacional para exigir la rezonificación salarial del Distrito Federal como “zona cara”. Los maestros de primaria se pusieron a la cabeza de la lucha y pelearon para que de las asambleas delegacionales se nombraran a los representantes electos democráticamente para los Congresos en las secciones 9, 10 y 11. Las anomalías registradas en el proceso y el peligro de un charrazo, hicieron que los maestros comenzaran a preparar medidas de lucha y convocaron al paro para el ocho de febrero, día en que se efectuaría el Congreso de la Sección 9 del SNTE.

27 febrero, 2013

La detención de la burócrata Elba Esther Gordillo y el ataque al sindicato magisterial

Declaración de NUESTRA CLASE
¡Abajo la reforma educativa neoliberal de Peña Nieto y el Congreso de la Unión!

La tarde del pasado 26 de febrero, el Procurador General de la República y ex-gobernador del Estado de Hidalgo, Jesús Murillo Karam, anunció por cadena nacional en conferencia de prensa la investigación abierta -a partir de una denuncia de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda- en contra de Elba Esther Gordillo, presidenta del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), así como su posterior detención en el aeropuerto de Toluca, acusada de estar involucrada en operaciones con recursos de procedencia ilícita (lavado de dinero), por el desvío de miles de millones de pesos provenientes de las cuotas sindicales de los trabajadores de la educación.
La detención de Gordillo se produjo apenas un día después de que fue finalmente promulgada la “reforma educativa” propuesta por Peña Nieto y aprobada por todos los partidos en el Congreso de la Unión que, entre otras medidas, eleva a rango constitucional la evaluación obligatoria de los maestros como “principio” para su ingreso, promoción y permanencia en el servicio, lo que supuestamente garantizará la calidad de la educación. A diferencia de acuerdos anteriores, esta vez el gobierno no contó con el aval de la dirigencia nacional del sindicato -encabezada hasta ahora por Elba Esther Gordillo-, que tardía y tibiamente llamó hace apenas algunas semanas a oponerse a la reforma por la vía legal, ya que afecta sus propios intereses y su poderío sindical.
Aunque los medios de comunicación han querido mostrarla como una cruzada para mejorar la “calidad” de la educación y recuperar “la rectoría del Estado” en la materia, la reforma de Peña Nieto y el Congreso sigue al pie de la letra las “recomendaciones” neoliberales de organismos internacionales como la OCDE y asociaciones empresariales interesadas en el negocio educativo, como Mexicanos Primero (vinculada a Televisa). Lejos de servir para mejorar la educación pública, la reforma significa un paso más hacia su privatización y un ataque en regla contra las conquistas laborales del magisterio, como la estabilidad en el empleo, el derecho de huelga y a la contratación colectiva.
Para imponer su plan, el gobierno requiere amedrentar, disciplinar y quebrar la resistencia de los trabajadores de la educación. El golpe contra Gordillo -tal como ocurrió con la caída de su padrino político y antecesor Carlos Jongitud a fines de los 80’-, con el que Peña Nieto busca ganar legitimidad, no tiene nada que ver con democratizar al SNTE o abatir en él la corrupción. Detrás está el interés de someter y debilitar al sindicato, aprovechándose del desprestigio y el repudio que suscita en amplios sectores sociales la burocracia corrupta y gansteril que está al frente del mismo, hasta hace poco aliada de los gobiernos en turno tanto del PAN como del PRI.
Para nadie era un secreto que Gordillo se enriqueció ilegalmente -desde que fuera impuesta por Salinas de Gortari al frente del sindicato- al amparo del Estado y a costa de los trabajadores de la educación afiliados al SNTE, no sólo beneficiándose de las cuotas sindicales, sino gracias a entregar los derechos y conquistas laborales a cambio de canonjías y cotos de poder, para lo cual ordenó asesinar, reprimir y hostigar al activismo disidente.

No hay que olvidar que la reforma educativa de Peña es continuidad de las medidas reaccionarias (como la “evaluación universal” y las modificaciones a los lineamientos de la Carrera Magisterial), que comenzaron a imponerse con la llamada “Alianza por la Calidad de la Educación” (ACE), pactada desde el 2008 entre Elba Esther Gordillo y Calderón.
Hace décadas que los sectores democráticos y combativos del magisterio, muchos de los cuales se identifican con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), nos oponemos al charrismo sindical y resistimos a los planes neoliberales que han querido imponer los sucesivos gobiernos priistas y panistas. En las últimas semanas, con sano instinto de clase, decenas de miles de maestros en distintas entidades del país (aun en algunas donde tradicionalmente no se movilizan) salimos a las calles para manifestarnos contra la “reforma educativa” y en defensa de nuestros derechos laborales, a pesar de la política pasiva e impotente de la dirección nacional del sindicato, que se limitó centralmente a tramitar amparos.
Hay que impedir que el gobierno utilice el golpe contra Gordillo para debilitar la organización de los trabajadores de la educación e imponer sus planes. Hay que aprender de las lecciones del pasado: nada bueno se puede esperar de la intromisión del gobierno en las organizaciones sindicales ni de un nuevo cacique que pretenda imponer al magisterio. Son los propios trabajadores los que deben saldar cuentas con sus dirigentes traidores.
Es necesario impulsar asambleas en las escuelas y centros de trabajo, así como la más amplia unidad en las calles para echar abajo la reforma educativa. Al mismo tiempo, es el momento de llevar hasta sus últimas consecuencias la lucha por la democratización del sindicato, lo que pasa por romper su subordinación y dependencia del Estado y los partidos del régimen.
La CNTE y los sectores democráticos del magisterio – haciendo un llamado unitario a las bases de todo el SNTE-, deberían convocar a un Congreso Nacional Extraordinario de delegados de base, electos en todas las delegaciones y secciones del país, para acordar un plan de acción emergente a nivel nacional y decidir los pasos a seguir para elegir democráticamente, de abajo hacia arriba, a un nuevo Comité Ejecutivo Nacional, secretarías seccionales y delegacionales, para así recuperar definitivamente nuestra organización sindical como instrumento de lucha y defensa de nuestros derechos. La primera tarea de esta nueva dirigencia sería encabezar la lucha contra la reforma educativa, en defensa de la educación pública, laica y gratuita y por los derechos laborales del magisterio.
¡Abajo la reforma educativa neoliberal de Peña Nieto y los partidos del “Pacto por México”!
¡Fuera manos del Estado del SNTE! ¡Fuera charros! ¡Por la elección democrática de nuestros dirigentes sindicales!

Trabajadores de la Educación del Boletín “Nuestra Clase”

27/02/2013

08 febrero, 2013

Invitación al foro de "Nuestra Clase" en la Sección 9


La lucha contra la Reforma Educativa


   Número 4
    Febrero 2013

De la ACE a la Reforma Educativa
Por Antonio Méndez

Desde el 2008, con la Alianza por la Calidad Educativa (ACE) el calderonismo- con el aval de Elba Esther Gordillo- pegó un salto en el ataque contra la educación pública y las condiciones laborales de los trabajadores de la educación básica. Posteriormente, la primera reglamentación de las medidas contenidas en la ACE vendría de la mano del PAN el PRI y el PRD, con las reformas del 2010 a la Ley General de Educación. Hoy, como parte de las reformas estructurales incluidas en el Pacto por México, la Reforma Educativa (que modifica los artículos 3º y 73º de la Carta Magna) aprobada por el Congreso el pasado 21 de diciembre sin ninguna consulta a los maestros, viene a coronar este proceso, elevando dichas medidas -junto a otras como la autonomía para el Instituto Nacional de Evaluación Educativa- a rango constitucional. Este curso reaccionario se ha desarrollado bajo la presión de organizaciones empresariales como Mexicanos Primero y en consonancia con los dictados del Banco Mundial y la OCDE, pero también, ilustrativamente, de forma paralela a las modificaciones del sistema educativo en Estados Unidos, en donde los llamados “reformadores de la educación” (encabezados por Bill Gates), enarbolando una ideología que culpa de los males educativos a los maestros y sus sindicatos, han desplegado toda una campaña e invertido millonarios recursos para establecer mecanismos regulatorios basados en criterios de eficiencia empresarial, cuyo eje es la evaluación a los docentes!

En sus disposiciones más lesivas, la ofensiva a partir del 2008 ha evolucionado a grandes rasgos de la siguiente manera:

- Tras la firma de la ACE comenzaron a implementarse medidas como el concurso nacional de asignación de plazas que, actualmente articulado con la evaluación universal, fue el preámbulo del servicio profesional docente, que condiciona el ingreso, la permanencia y la promoción de los maestros dentro del sistema de educación pública, al resultado de pruebas estandarizadas, con lo que se consolida la negación del derecho de los normalistas egresados a una plaza automática basificable, se anulan los derechos escalafonarios de los profesores en activo y se atenta contra su estabilidad laboral.

- Los consejos de participación social, que en su momento abrieron las puertas para incidir en las decisiones respecto a la educación pública “a todos los sectores interesados” (incluida la iniciativa privada a través de organizaciones como Mexicanos Primero), con la reforma avanzaron hacia el fortalecimiento de la autonomía de gestión escolar, es decir, el abandono presupuestario de las escuelas por parte del Estado y su sustitución por la legalización de las ya acostumbradas cuotas, además de la posibilidad de fuentes alternativas de financiamiento, profundizándose así el proceso de privatización. 

- Las escuelas de tiempo completo, que han implicado ya el cierre de turnos vespertinos, generando toda una serie de afectaciones laborales y pedagógicas (desplazamiento de maestros y su reubicación como excedentes, compactación y saturación de grupos en el turno matitino), ahora se multiplicarán por mandato constitucional.

Por la precarización de las condiciones laborales que representa para los trabajadores de la educación, podemos caracterizar a la ACE como la avanzada de la Reforma Laboral en el magisterio y, como dice la CNTE, la Reforma Educativa es la “constitucionalización” de la ACE.
 ..................................................................................................................................................................

La educación, una disputa entre clases
Por Antonio Méndez

La idea central que preparó el camino y acompañó la Reforma Educativa, el sentido de la evaluación tal como ha quedado en la misma, es que son los maestros y su organización sindical los responsables del “desastre educativo nacional”. No es casual que en la reforma se ponga el acento sobre la evaluación antes que sobre la formación y la actualización del magisterio.

Si bien la evaluación del sistema educativo nacional nos puede proporcionar una visión sobre su estado general y las fortalezas y debilidades en áreas particulares, ya organizaciones como Mexicanos Primero se han dado a esta tarea; incluso el propio Estado Mexicano ha destinado grandes recursos para contratar los servicios evaluatorios de la OCDE. Entre las principales conclusiones que se desprenden de estos estudios tenemos que la formación de los maestros es insuficiente, lo que lleva a suponer entonces que el problema a atender es la formación, pero, por el contrario, la “solución” que proponen es la evaluación!, ligándola además a la posibilidad de permanecer o no en el empleo, y es que en el fondo, lo que se persigue es golpear al magisterio, sector clave en la defensa de la educación pública y gratuita, con un doble objetivo: avanzar en la privatización del sector y profundizar la modificación de los contenidos de la enseñanza de acuerdo a criterios de eficiencia empresarial (educación por competencias), y educar así a las futuras generaciones de trabajadores en la obediencia sin cuestionamiento al patrón, mano de obra calificada, barata y acrítica.

El desarrollo del conocimiento hace indispensable la constante actualización, tanto en las instituciones de formación docente como entre los maestros en activo. Sin embargo, en el primer caso el abandono sistemático, el ahogo presupuestario y las reformas curriculares en las normales, apuntan en sentido contrario, y en el segundo, aunque con programas como Carrera Magisterial se pretendía resolver el problema, los efectos de esta han sido: por un lado, el deterioro de la calidad de vida de los maestros que la realizan, al someterse a las presiones que implica (con el consecuente estrés) y al ver recortado su tiempo de descanso y recreación; y por otro, la división del magisterio entre trabajadores de primera, los que la cursan, y de segunda, los que no (además de los profesores con contratos temporales, los de tercera).

Para una educación realmente de calidad es indispensable que los maestros tengan una buena formación y se actualicen constantemente, pero además que cuenten con estabilidad laboral, que sus salarios cubran el costo de la canasta familiar (incluidos gastos en salud, vivienda, cultura, etc.) y que el tiempo destinado al trabajo deje espacio suficiente para el descanso y el ocio. Además, es necesaria una infraestructura escolar y equipamiento adecuados. Esto sin hablar de las implicaciones que tienen para el aprendizaje las condiciones socioeconómicas de los alumnos en un país con más de 50 millones de pobres. Pero las reformas laboral y educativa apuntan en un sentido completamente opuesto, y esto mientras se prepara la entrega de Pemex, el IVA en alimentos y medicinas, se mantienen regímenes impositivos privilegiados para los grandes empresarios y se destinan millones al pago de la deuda externa y al fortalecimiento de las fuerzas represivas del Estado. Frente a ello, levantemos un programa en defensa de las normales públicas, por plazas automáticas y basificables para los normalistas egresados, por periodos alternados de actualización docente y frente a grupo, y por la basificación universal de todos los trabajadores de la educación; frente a la carestía cada vez mayor de la vida, luchemos por aumento salarial de emergencia que cubra los costos de la canasta familiar y por aumentos salariales en función de la inflación; y para que la riqueza producida socialmente se destine a las necesidades de educación, salud, vivienda, trabajo, cultura, etc., es necesario luchar por el no pago de la deuda externa, impuestos progresivos a las grandes fortunas, la renacionalización de las áreas ya privatizadas de Pemex y la industria eléctrica y por la disolución de las fuerzas represivas.

En cuanto al problema sindical, la firma de la ACE en 2008 entre Calderón y Gordillo es una excelente muestra de que las burocracias sindicales están ahí no sólo para desviar y contener las luchas de los trabajadores, evitar su organización democrática e independiente y mantenerlos a raya, sino también para fungir como correa de transmisión de las políticas antiobreras y antipopulares de los gobiernos en turno, mismos que responden a su vez a las presiones y dictados de la clase dominante nativa y la burguesía imperialista, cuyos intereses están representados por organizaciones como la OCDE, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

Desde su fundación en 1943, el SNTE nació como un sindicato corporativizado para mantener a los trabajadores de la educación bajo control de Estado. Pero históricamente los sindicatos nacieron como organizaciones de defensa de los trabajadores frente a la explotación capitalista, y en nuestra época, en donde no hay sindicatos neutrales, si no se transforman en instrumentos de defensa y lucha de los trabajadores, se tornan en su contra. Es por ello indispensable recuperar la consigna histórica de la CNTE por la democratización y la independencia de clase del SNTE.

La visión que responsabiliza al magisterio y su sindicato de los males educativos, promovida en principio por grupos empresariales que miran a la educación con signos de pesos en los ojos, pasa por alto el hecho de que el proceso de enseñanza-aprendizaje no escapa a las condiciones en que se desarrolla; que la tarea de garantizar las condiciones y los medios necesarios para la impartición pública y gratuita de la enseñanza corresponde, desde 1917, al Estado; y que son ellos, la clase a la que pertenecen y el Estado a su servicio, quienes a casi 100 años de la constitución emanada de la Revolución Mexicana, como clase social dominante han sido incapaces -atados por múltiples lazos al capital financiero controlado por el imperialismo y como socios menores de éste- de realizar esta tarea democrática hasta el final (y no lo van a hacer), mientras generaciones y generaciones de maestros han dejado la vida en la labor educativa, enfrentando las condiciones más adversas.

Hacer realidad una educación pública, gratuita, laica y científica, y generar las condiciones para ello, es una tarea que sólo puede garantizar hasta el final la clase trabajadora en alianza con el conjunto de los explotados y oprimidos, dándole al mismo tiempo una salida progresiva a las demandas de salud, alimentación, vivienda, empleo, cultura, etc.

Frente al regreso del PRI al poder y los realineamientos en el régimen -Pacto por México- para descargar la crisis sobre los trabajadores y el pueblo pobre, sólo podremos frenar el ataque con la más amplia unidad y organización democrática de los trabajadores, y con independencia política de los partidos del régimen. En alianza con los explotados y oprimidos del campo y la ciudad, hagamos de la movilización en las calles, la preparación de la huelga general y la huelga misma, una lucha unificada contra la reforma laboral, la reforma educativa, la entrega de Pemex y la militarización del país, dando los primeros pasos para la resolución íntegra de nuestras demandas.
...................................................................................................................................................................

Preparar una jornada de lucha en la perspectiva del paro nacional contra la Reforma Educativa. Soldar la más amplia unidad de todo el movimiento magisterial

Las y los trabajadores de la educación que editamos este boletín, consideramos que para enfrentar la ofensiva del régimen es necesaria la más amplia unidad de las filas obreras, del magisterio y los trabajadores de la educación. Esto implica, en primer lugar, tener una política para que, frente al ataque, los trabajadores del SNTE y aquellos  que nos reivindicamos de la CNTE, el CEND o democráticos, golpeemos juntos, desplegando nuestra unidad de acción, porque nos están golpeando a todos y todos juntos somos más fuertes.
Muchos compañeros democráticos se preguntan si es factible hacer unidad con el SNTE porque ha sido justamente su Comité Ejecutivo Nacional, en manos de Elba Esther Gordillo, quien ha entregado todas y cada una de nuestras conquistas laborales. Nosotros opinamos que, movilizarnos y marchar como uno solo es imperativo en esta situación en la que el gobierno quiere arrebatarnos todo, siendo conscientes de que si tocan a uno, nos tocan a todos. Sin embargo, llamar a la unidad en las acciones, la movilización y la lucha, no implica dejar de denunciar el carácter charro de la dirección de Elba Esther Gordillo y llamar a formar un polo independiente y combativo que agrupe a todos aquellos que, además de pelear contra la reforma, le planteen a los cientos de miles de trabajadores que conformamos el sindicato una perspectiva para democratizarlo y conquistar su independencia de clase frente a los partidos del congreso; una política opuesta por el vértice a la de Gordillo, quien ha utilizado nuestra organización como moneda de cambio frente a los partidos patronales como el PAN y el PRI.
Una política combativa, alternativa a la de la dirección del SNTE, pasa también por someter a la más amplia discusión democrática de las bases cuál es la mejor alternativa para vencer. Nosotros opinamos que los amparos, si bien son importantes, no podrán frenar la embestida y no podemos confiar en que la Suprema Corte de Justicia va a fallar a nuestro favor, cuando se ha declarado enemiga de la clase trabajadora al avalar que 44 mil electricistas y sus familias quedaran en la calle. Solo nuestra unidad, la movilización, la lucha y la confianza en nuestras propias fuerzas puede hacer que la reforma no pase.
Forjar una poderosa unidad, está acompañado de organizarnos desde las bases en nuestros centros de trabajo. Por ello es urgente que, en cada escuela, los trabajadores comencemos a discutir en asambleas las implicaciones de la Reforma y los pasos a seguir. Es imperativo que la CNTE y las corrientes democráticas demos una pelea para que en todo centro de trabajo se organicen este tipo de iniciativas para que todas y todos los trabajadores seamos integrados a la lucha y podamos expresar libremente nuestras posiciones e inquietudes.
En lo inmediato, ponemos a consideración de todos los trabajadores del magisterio, la propuesta de que la CNTE, el CEND y todo agrupamiento democrático convoque a las bases del SNTE, al conjunto de los trabajadores de la educación, a las otras organizaciones sindicales, al movimiento #YoSoy132 y al movimiento estudiantil, a un Encuentro Nacional en Defensa de la Educación y Nuestros Derechos, donde podamos discutir una jornada nacional de lucha contra la reforma que prepare todo tipo de acciones, como la movilización callejera y paros escalonados que preparen en perspectiva un gran paro nacional de todo el magisterio. Este encuentro puede discutir un programa de acción que ponga énfasis en echar abajo la Reforma Laboral y ¡Abajo la privatización de la educación! ¡Abajo la Reforma Educativa! ¡No a la subcontratación en el magisterio! ¡Respeto irrestricto a nuestros derechos laborales!